¿Debes cambiar los frenos de la bicicleta? Atento a estas señales

4 mitos del ciclismo para mujeres que debes desmontar
octubre 18, 2018

Como en la gran mayoría de los vehículos de transporte, los frenos en la bicicleta son realmente vitales. Por lo general, recibimos frenos completamente nuevos, con una duración bastante aceptable y que resultan perfectos para evitar “sustos” cuando estamos ante el manubrio.

 

Sin embargo, con el paso del tiempo y el uso prolongado, los frenos de la bicicleta comienza a desestabilizarse. No es extraño que, con los menos comencemos a sentir que nuestra bici ya no tiene el agarre que necesitamos, y en cambio no frena con facilidad.

 

Como sabrás, los frenos son muy importantes para evitar accidentes a bordo de la bicicleta que puedan afectar al conductor o que inclusive terminan por afectar a otras personas.

 

Y aunque a veces comenzamos a sentir fallas en el sistema de frenado con frecuencia,  la verdad no nos detenemos a revisar la bici y tampoco tener por costumbre cumplir con el mantenimiento habitual de la bicicleta.

 

Vale destacar que los cambios en el sistema de frenado de la bici son indispensable en todos los tipos de bicicletas, aunque algunos frenos duran más que otros.

 

Tanto en el caso de las salidas en bici por paseo, como cuando se trata de competiciones profesionales, es indispensable mantener los frenos de la bicicleta en perfecto estado.

 

Pensamos que sería útil tratar de solucionar el frenado sacando los pies. Sin embargo, cuando llevamos velocidad, este frenado puede llegar a ser muy riesgoso.

 

Ciclos Galera
¿Quieres comprar una bicicleta o accesorios online?
Todo en bicicletas

En el caso de las bicicletas de montaña y las bicis de carrera es indispensable mantener al día los frenos de la bici para evitar accidentes que pueden llegar a ser graves como caídas por deslizamiento.

Lo ideal es que el frenado sea inmediato, una vez que se ordena desde el manubrio. Si notas que el frenado está muy retardado o inclusive la bici presenta un chillido que no es habitual, debes extremar las precauciones.

 

Recuerda que todo comienza por la revisión periódica de tu bici. Debes hacer el hábito de revisar con frecuencia tu bici y más aún, debes hacer mantenimiento periódico, aunque no parezca presentar fallas importantes.

Revisa las partes del sistema de frenado de tu bici que son:

  •         Zapatas
  •         Llantas
  •         Palancas de freno
  •         aros
  •         Brazos del freno

 

Además, debes mantenerte atento a las siguientes señales que podrían indicar que es tiempo de un cambio en tus frenos.

Zapatas muy pegadas al aro

Las zapatas son un buen indicador del estado general del sistema de frenado de la bici. Sostén el manubrio o el sillín en alto, separado del suelo, y gira las llantas. Así podrás verificar las zapatas con más facilidad. Recuerda que es necesario verificar también el aro, ya que probablemente el problema sea de este y no de las zapatas.

Las palancas tocan los puños del manubrio

Las palancas de frenado hacen resistencia importante cuando las pulsamos en el manubrio para frenar. Cuando al tocar los puños los sentimos duros y un poco resistentes, los frenos están en buen estado. Sin embargo, cuando las palancas tocan por completo el puño del manubrio es señal de que los frenos están desgastados y la bici no se detiene con facilidad.

Chillido al frenar

El chillido es una excelente señal de que es momento de revisar el sistema de frenado. Al final del día, nadie conoce los frenos de tu bicicleta que tú mismo, por lo que siempre será apropiado confiar en tu intuición y obedecerla. Apenas sientas un ruido extraño en tu bici, no bicis en revisar el sistema o llevarla al mantenimiento correspondiente.

Frenos muy largos

Siente tu bici. Todos los ciclistas sabemos que con el tiempo nos ponemos tan expertos sobre el volante que somos capaces de sentir cualquier cambio que presente nuestra bicicleta de manera espontánea. Así que, la mejor prueba para saber que es tiempo de un cambio de frenos es animarte a hacerlo tú mismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *